CMES colabora con la Asociación de Micropueblos de Cataluña para la implantación efectiva de la TE21

Desde el Área de Política Energética del Colectivo CMES se está colaborando con la Asociación de Micropueblos de Cataluña, que agrupa a más de 500 poblaciones de Cataluña de menos de 500 habitantes cada una, con el fin de estudiar la implantación de la Transición Energética hacia un modelo 100% renovable en cada uno de estos pueblos, inspirándose en la propuesta de transición TE21, publicada en el libro “El colapso es evitable” de Ramón Sans (vicepresidente de CMES) de la editorial Octaedro.

http://www.micropobles.cat/

Fruto de esta colaboración una decena de pueblos ya se han mostrados interesados ​​en esta iniciativa.

Así pues el colectivo CMES colaborará con Argençola, Abella de la Conca, Torrebesses, Lluçà, Ordis, Senan, El Brull, Castellolí y Vilanova de Prades y de otros para analizar sus necesidades y los recursos de los que dispone cada uno, así como los resíduos que generan para valorizar estos resíduos y las posibles tecnologías implantables para la generación de la autosuficiencia energètica. En una fase posterior también se estudiará la implantación de la movilidad sostenible.

Esperamos que la experiencia y el ejemplo de estos micropueblos, en la vanguardia de la transición hacia un modelo energético 100% renovable integrado en el entorno, se extienda y sirva de inspiración para otros pueblos y ciudades.

Aportaciones de CMES al Pacto Nacional para la Transición Energética en Cataluña

Dentro de la estrategia de CMES de generar conocimiento en relación a la transición energética hacia un modelo 100% renovable, se ha estado trabajando en la creación de una guía para la aplicación de esta transición en Cataluña para alcanzar este objetivo antes de 2050.

Este estudio ha sido realizado por diferentes socios y colaboradores de CMES expertos en diferentes materias, teniendo en cuenta aspectos tecnológicos, econèmics, territoriales, normativos, sociales, etc, y coincide plenamente con los objetivos del proceso de concertación abierto por el Gobierno de Cataluña en forma de diálogo social y político para diseñar un modelo energético que permita llegar al 2050 con el 100% de fuentes renovables (llamado Pacto Nacional para la Transición Energética en Cataluña, PNTEC).

Ante la coincidencia de los objetivos, el fruto de estos estudios ha sido entregado al Instituto Catalán de Energía (ICAEN), que es la entidad de la Generalitat de Cataluña encargada de elaborar y llevar a cabo la política energética catalana , en la reciente reunión que han mantenido la directora y el miembro de ICAEN Mercè Rius y Juan Esteban, con el presidente y el vicepresidente de CMES, Carles Riba y Ramon Sans, así como con el secretario y el coordinador de CMES, Josep Centelles Portella, y Eduard Furró España.

CMES no sólo busca lograr la transición energética, sino que incorpora de forma radical alcanzar la máxima democracia energética en beneficio de toda la sociedad y del tejido productivo. En este sentido, forman parte inseparable de los objetivos de CMES:

– Incorporar como elemento básico la generación distribuida con una amplia participación social

– Asegurar el derecho a la auto-generación

– Establecer fórmulas de balance neto (para la electricidad)

Asimismo se considera desde CMES que la energía debería pasar a ser considerado un bien básico (como el agua) por lo que los poderes públicos deberían asegurar el derecho de acceso y la garantía de suministro.

CMES da también por supuesto que la Transición Energética conlleva el cierre de las centrales nucleares y una cuidadosa preocupación para el impulso del almacenamiento de energía en sus más variadas formas como garantía pe completar la Transición Energética al 100%.

Podeis consultar aquí el documento de Aportaciones al Pacto Nacional para la Transición Energètica en Cataluña aprobado por CMES.

Respuesta innovadora al reto del almacenamiento de energía eléctrica renovable

Dentro del Workshop organizado por CMES el pasado día 15 de junio, titulado Ideas Geniales Energéticas, donde se propusieron y analizar diferentes propuestas innovadoras orientadas a facilitar la transición energética, se expuso la siguiente propuesta de Ramon Sans Rovira, Vicepresidente de CMES. La propuesta es una solución prevista para almacenar energía: lo que llama Centrales Compactos de Hidrógeno (CCH).

Hidrogen

Las CCH pueden ser la apuesta definitiva para enfocar de manera muy evidente la Transición Energética TE21 hacia las Renovables, defendida por CMES, y descrita en el libro también de Ramon Sans: “El colapso es evitable” de la editorial Octaedro.

Las energías renovables ya han demostrado que pueden ser la única fuente de energía de futuro de nuestra sociedad. Lo demuestra el hecho de que los aerogeneradores instalados en la Península Ibérica ya son capaces de cubrir cerca del 25% de toda la demanda de energía eléctrica, y que las energías renovables en conjunto proporcionan actualmente la mitad de la energía eléctrica que gastamos.

A pesar de ello, para completar la transición energética hacia un modelo de generación, totalmente renovable, hay que superar dos cuellos de botella tecnológicos:

El primer cuello de botella es que las energías renovables tienen una producción variable que depende de las condiciones atmosféricas, y que no puede adaptarse a los tiempos de las necesidades del consumo, que también son variables. Esta doble fluctuación de la generación y la demanda se regula actualmente poniendo en marcha o desconectando centrales hidráulicas y centrales que queman combustibles fósiles para que en ningún momento sobre o falte energía eléctrica. Como el viento o el sol no se pueden encender o apagar a discreción, para poder prescindir totalmente de la energía fósil, es necesario acumular energía eléctrica durante las horas del día o los meses del año de mayor producción, con el fin de consumir -la durante las horas o días de mayor consumo.

El segundo cuello de botella es que una parte importante del consumo energético actual se dedica al transporte tanto de personas como de mercancías, ya sea por tierra, mar o aire, mediante vehículos que consumen combustibles fósiles, y que habrá que sustituir por vehículos eléctricos, la mayoría con acumulación ya sea de batería o de hidrógeno.

Existen diferentes tecnologías que permiten esta acumulación pero la que ofrece una mayor versatilidad y capacidad es el hidrógeno como vector energético. Su principio de funcionamiento es sencillo, se consume energía eléctrica para producir hidrógeno extraído del agua mediante hidrólisis que se comprime y almacena. Cuando se quiere recuperar una parte de la energía invertida en la producción de este hidrógeno, se descomprime y se vuelve a combinar con el oxígeno a través de células de hidrógeno, liberando electrones y agua, y produciendo energía eléctrica. Esta es una tecnología muy limpia y actualmente tiene un grado de desarrollo tecnológico muy elevado, que desgraciadamente no se h implementado por razones diversas. Sin embargo hay que calificar esta tecnología de prometedora y hay que seguir investigando para poder dar el salto definitivo y liberarnos totalmente de la energía fósil.

Las Centrales Compactos de Hidrógeno propuestas por Ramon Sans, en curso de patente, consisten en unos elementos compactos, containers, totalmente modulares, de dimensiones diversas y aparellables o apilables, que permitirán, en un solo conjunto, convertir la electricidad sobrante de renovables, en hidrógeno, almacenarlo durante largos o cortos periodos de tiempo y regenerar en forma de electricidad cuando convenga.

En una primera configuración básica GMR (Generador-Almacén-Regenerador) cada una de estas centrales tendrá una unidad de hidrólisis, un compresor y un depósito de almacenaje, así como una célula regeneradora de energía. Estas centrales consumirían energía eléctrica de renovables o de red para fabricar y acumular hidrógeno cuando hubiera un exceso de producción, por ejemplo durante los días ventosos, y llevarán los días de poca producción se convertirían en pequeñas centrales modulares generadoras de electricidad que suplirían toda esa energía demandada que no pudiera ser satisfecha por las fuentes de energía renovable. Las GMR se podrían distribuir en cada barrio, edificio o vivienda, cerca de los puntos de consumo, por lo que se minimizarían las líneas eléctricas, y por tanto las pérdidas, de transporte de energía eléctrica.
Una segunda configuración básica sería llamada GMD (Generador-Almacén-Dispensador de hidrógeno), ubicable en las actuales estaciones de combustibles que sería la fuente de suministro para vehículos de hidrógeno que ya son producidos por la mayoría de fabricantes de automoción y que en el futuro pueden impulsar camiones, barcos y aviones.

Una tercera configuración M (Almacén), sería complementaria y aparellable o apilable en cualquiera de las dos anteriores GMR o GMD, a fin de aumentar de manera muy considerable la capacidad de Almacén. Se contempla también la opción de unidades M (Almacén) móviles.

Mediante una combinación de GMR y M también sería posible crear unidades reguladoras modulares conectadas a la red eléctrica. o unidades básicas de Car-Sharing.

LA ESTAFA DEL DÉFICIT DE TARIFA. ¿Que es el déficit de tarifa?

Todos hemos notado que en los últimos años nuestras facturas eléctrica se han disparado de forma descontrolada, pero lo que mucha gente no sabe es que ese incremento es solo una parte de la subida de la electricidad, pues la subida ha sido aún mayor, solo que ese incremento adicional no nos lo han cobrado aún. Esa parte es la que se acumula en forma de deuda llamada déficit de tarifa.

Solo durante los primeros 6 meses de 2014 se han acumulado 3.656 millones de € de déficit de tarifa eléctrica, que se añaden a los más de 28.400 millones de € que el conjunto de clientes de las compañías eléctricas les debíamos a finales de 2013.

Así pues el déficit de tarifa es una deuda que todos los ciudadanos de este país hemos contraído con las principales compañías eléctricas de España, con el beneplácito del Gobierno, y que sigue aumentando año tras año, aun habiendo pagado puntualmente todas las facturas eléctricas. Esta deuda representa que cada uno de los 47 millones de ciudadanos españoles adeudamos 680€ a las empresas eléctricas, dinero que deberá ser pagado con futuras subidas de la tarifa eléctrica.

El llamado déficit de tarifa empezó a crearse a partir del año 2000, cuando el gobierno de José María Aznar decretó que el coste de la energía eléctrica no podía subir para los consumidores más de un 2% anual. En vez de tomar medidas que impidieran dicha subida más allá del 2%, simplemente se decretó que cualquier subida superior a ese porcentaje se acumularía bajo el concepto de déficit de tarifa para ser pagado en un futuro, de modo que no se abarató la energía, sino que pospuso su pago a un futuro que ya ha llegado.

Así pues, según el gobierno, el déficit de tarifa se genera porque el coste de generar energía eléctrica y transportarla hasta nuestras casas es superior al precio que pagamos por ella a través de los recibos. Como las compañías eléctricas no pueden vender un producto por debajo de su coste, la diferencia (el déficit de tarifa) ha sido pagada mediante la emisión de una deuda que está a nombre de todos los consumidores de electricidad y que ahora hay que devolver.

Esto explica la creación del déficit de tarifa, pero no las razones por las que ese déficit ha alcanzado la increíble cifra de los 30.000 millones de € a pesar de haber pagado nuestras facturas y a pesar de soportar la tercera tarifa eléctrica más cara de toda Europa ¿porque nuestros vecinos europeos pagan la electricidad más barata y a pesar de ello no tienen ningún déficit de tarifa?
Sigue leyendo

Greenpeace confirma CMES. La transición energética beneficia la economía

Greempeace

Según un reciente estudio elaborado para Greenpeace por la consultora Abay titulado “La recuperación económica con renovables” y que ha sido difundido en numerosos medios de comunicación, hacer una intensa transición energética hacia las renovables, como la planteada en la propuesta TE21 de CMES, no solo es possible sinó beneficioso para la economía de España, confirmando así los cálculos publicados en el libro “El colapso es evitable” de la editorial Octaedro, escrito por el vicepresidente de CMES Ramon Sans en colaboración con Elisa Pulla.

Según dicho estudio de Greenpeace es posible generar tres millones de empleos entre 2015 y 2030, conseguir una rebaja en la factura energética media de los hogares del 34% (25% en la de la luz), lograr un descenso de las emisiones de gases de efecto invernadero del 75% respecto a 2012 y un aumento de dos puestos porcentuales del PIB. La transición requeriría invertir 19.500 millones de euros anuales para cambiar el modelo energético y orientarlo hacia las energías renovables hasta lograr un sistema eléctrico basado en un 95% en las energías limpias.

Plantas energéticas pioneras en Andalucía

El pasado mes de Marzo, algunos representantes del CMES, Carles Riba Romeva, Ramón Sans Rovira y Josep Puig Boix, se desplazaron hasta Andalucía con motivo de la celebración de la mesa redonda “La transición energética del siglo XXI”, en la que colaboraban también Elisa Pulla Escobar y Ana Moreno Pacheco, actuales miembros del CMES.
A raíz de la visita, recorrimos algunos puntos de interés energético de la geografía andaluza, de manera que pudiésemos ver de primera mano las tecnologías actuales de aprovechamiento del potencial de Energías Renovables que posee la región.

La primera parada de turismo energético fue la Plataforma Solúcar, situada en el entorno de Sanlúcar la Mayor, Sevilla. La Plataforma Sólucar es la mayor plataforma solar de Europa, a través de la cual, Abengoa Solar opera comercialmente 183 MW de energía producida por tecnología solar térmica de concentración.
Sigue leyendo

Punto de inflexión de la transición energética

Durante las últimas décadas, las energías renovables han ido madurando, y sus costes de explotación se han ido reduciendo.
Al mismo tiempo las energías no renovables han visto como los yacimientos más rentables se han ido agotando, y por tanto sus costes de explotación se incrementaban. Esta tendencia se está acelerando, y sólo puede conducirnos a un punto de inflexión en el que las energías no renovables resulten económicamente más caras que las energías renovables, eliminando de esta manera la última barrera para su implantación masiva.
En un interesantísimo artículo que adjuntamos, Chris Nelder (analista y consultor energético) expone los indicios que, según cree, apuntan a que este punto de inflexión ya se ha alcanzado, y que el hegemonía de las grandes empresas del sector energético no renovable está a punto de decaer.
Como siempre os invitamos pues a leer este análisis.

Nelder-The energy transition-es

EL SISTEMA ELÉCTRICO ESPAÑOL. EL INTENTO DE DEMORAR LA INELUDIBLE GENERACIÓN EN ENERGÍAS RENOVABLES

Jordi Pujol Soler (Ingeniero industrial)

A continuación se exponen unos datos sobre el sistema eléctrico del Estado Español, para situar y contextualizar la nueva legislación sobre las energías renovables y el tema tarifario, intencionadamente complejo y abstruso:

Sigue leyendo

#OLIGOPOLYOFF: EMPIEZA LA REVOLUCIÓN ENERGÉTICA CIUDADANA

La Plataforma por un Nuevo Modelo Energético lanza una campaña de crowdfunding para realizar un documental que, bajo el título de #OligopolyOFF, sea un manual de instrucciones para acabar con el poder omnímodo del oligopolio energético… (vídeo en castellà)

Publicat el: 19/12/2013

Para ver los comentarios sobre el vídeo cliqueu aquí.

EL PRECIO DE LA ELECTRICIDAD

Para Todos La 2 – Entrevista Jorge Fabra Utray, el precio de la electricidad

20 nov 2013

El recibo de la luz no para de subir: el pasado 1 de octubre, un 3% más. Y para muchas familias, tras la vivienda, éste es el segundo coste más gravoso. A pesar de los aumentos, parece ser que no hay manera de reducir lo que se llama déficit Sigue leyendo