El fracking como síntoma. Las reservas de petróleo se están agotando

El fracking es una tecnología, también conocida como de fractura hidráulica de esquistos, que consiste en perforas pozos e inyectar agua y químicos a enorme presión al interior de la roca para producir su fractura, lo que permite liberar pequeñas bolsas de hidrocarburos atrapados dentro de las rocas y su posterior extracción, y con un enorme riesgo de que la fractura de la roca comunique los depósitos de hidrocarburos y los químicos inyectados con el agua freática contaminándola irremediablemente.
Esta tecnología se ha presentado en los últimos años como prueba de que el petróeo no se está agotando y que, gracias a estas y otras nuevas tecnologías de extracción, se pueden seguir obteniendo gas y petróleo sufuicientes para no tener que preocuparse por su agotamiento. El máximo exponente de esta imagen es la afirmación, ámpliamente difundida, de que (Noticia ABC) “El fracking acerca a EEUU a la independencia energética“, y que gracias a esta tecnología la producción nacional de EEUU supera ya las importaciones de combustibles.
Siendo cierto que la producción de combustibles actual de EEUU ha aumentado gracias al fracking, es falso que estas nuevas tecnologías demuestren que no hay que preocuparse por el fin del petróleo, pues el hecho de tener que recurrir a nuevas tecnologías más caras, más ineficientes, y más perjudiciales para el medio ambiente para obtener combustibles solo demuestra que las fuentes tradicionales de combustibles baratos y fáciles de extraer de forma más o menos segura, se están agotando definitivamente, lo que obliga a recurrir a herramientas de extracción más agresivas para poder llegar a sitios más inaccesibles y rebañar los últimos restos de almacenes de combustible fosil restantes. Así pues la decidida apuesta de algunos países por esta tecnología no es más que una aceptación implícita de que el petroleo tradicional se está agotando.
Pero, ¿puede realmente el fracking sustituir los pozos tradicionales de petroleo y ser la base energética del futuro? Para responder a esta pregunta hay que saber si el fracking puede mantener un ritmo constante de producción al menos durante las próximas décadas. La respuesta a esta pregunta es que no, según un completo y riguroso informe titulado “Fracking, tecnología, impactos y economía” redactado por el ingeniero, profesor de la UPC, y presidente de CMES Carles Riba, y en base a estudios científicos de todo el mundo.
Según los datos disponibles, cada nuevo pozo de fracking perforado reduce su ritmo de extracción entre el 50% y el 70% solo durante el primer año, y a los tres años de su perforación ya se ha reducido su capacidad de extracción entre el 75% y el 90%, quedando entonces prácticamente agotado, lo que obliga a su abandono y a la perforación de un nuevo pozo en otra zona próxima. Por lo tanto cada tres años hay que cerrar todos los pozos de fracking y abrir nuevos pozos en áreas vírgenes. A este ritmo en muy pocos años se habrán agotado todas las regiones aptas para estas técnicas de extracción, dejando tras de sí enromes extensiones de terreno con aguas fráticas contaminadas y balsas llenas de resíduos. La actual producción masiva de petróelo y gas mediante fracking no es más que una burbuja impulsada por los altos precios del carburante, que está agotando rápidamente las reservas accesibles mediante esta técnica. Por lo tanto esta tecnología no es una alternativa de futuro para la obtención de la energía que nuestra sociedad necesita, sino un último esfuerzo de postergar el inevitable fin de las energías fósiles en las próximas décadas.

Investigadores de la UVA prevén problemas de suministro energético mundial en menos de seis años

Hemos conocido, a través de una noticia publicada en el periódico “El Norte de Castilla” que un equipo de investigadores de la Universidad de Valladolid (UVA) ha desarrollado un modelo informático para el análisis prospectivo de los recursos energéticos mundiales cuyos resultados muestran que el mercado energético mundial sufrirá graves tensiones entre oferta y demanda entre 2020 y 2030.

El trabajo, publicado recientemente en Energy, revista científica de alto impacto, muestra que si las tendencias observadas en la economía mundial no cambian drásticamente, sectores como el transporte tendrán problemas para satisfacer su demanda creciente de energía en los próximos seis años (antes de 2020), mientras que sectores como el industrial, el residencial o la electricidad pueden tener problemas antes de 2030.

Las conclusiones del estudio apuntan a que será necesaria la confluencia de avances tecnológicos con importantes innovaciones sociales, políticas e institucionales para permitir una transición hacia un modelo energético global sin graves problemas en el suministro energético mundial.

Este estudio viene a confirmar los resultados de los estudios propios desarollados por CMES, y apoya la conclusión de que una transición energética hacia un suministro totalmente renovable debe ser emprendida de inmediato como la propuesta TE21 para un nuevo modelo energético apoyada por CMES.

Punto de inflexión de la transición energética

Durante las últimas décadas, las energías renovables han ido madurando, y sus costes de explotación se han ido reduciendo.
Al mismo tiempo las energías no renovables han visto como los yacimientos más rentables se han ido agotando, y por tanto sus costes de explotación se incrementaban. Esta tendencia se está acelerando, y sólo puede conducirnos a un punto de inflexión en el que las energías no renovables resulten económicamente más caras que las energías renovables, eliminando de esta manera la última barrera para su implantación masiva.
En un interesantísimo artículo que adjuntamos, Chris Nelder (analista y consultor energético) expone los indicios que, según cree, apuntan a que este punto de inflexión ya se ha alcanzado, y que el hegemonía de las grandes empresas del sector energético no renovable está a punto de decaer.
Como siempre os invitamos pues a leer este análisis.

Nelder-The energy transition-es

AL RITMO ACTUAL LA ENERGIA NO RENOVABLE SE ACABA EL 2060

En la edición de hoy, día 3 de junio, tanto en Regió 7 como en el Diari de Girona Albert Soler, publicaba una entrevista en la sección “Conversación Express” con el Presidente de CMES, Carles Riba Romeva. Entrevista en la que se pone de manifiesto los límites de la energía fósil, sobre todo si seguimos con el ritmo actual de extracción y de consumo.

Esta reflexión es el origen que promovió constituirnos en asociación para defender un consumo más eficiente y, sobre todo para buscar nuevas vías con las energías renovables.

SANT JORDI 2013. LIBROS DE CMES

RECURSOS ENERGÉTICOS Y CRISIS. El fin de 200 años irrepetibles

Los recursos de la naturaleza son finitos, especialmente las energías no renovables, lo que no parecen tener en cuenta muchos de los responsables políticos y empresariales, así como parte de la ciudadanía. El autor se pregunta si será posible mantener el sistema de desarrollo industrial iniciado hace unos 200 años con la explotación del carbón y, más tarde, del petróleo, del gas natural y del uranio.

El análisis de este libro se basa en datos de las grandes agencias de la energía (la EIA, Energy Information Administration, del gobierno de los Estados Unidos, y la IEA-AIE, Agencia Internacional de la Energía, de la OCDE), así como en otras fuentes estadísticas reconocidas a nivel internacional, convenientemente contrastadas y reelaboradas.

Los resultados contradicen muchas de las argumentaciones oficiales. Muestran que la crisis energética será profunda y se manifestará ya en la presente década: los recursos no se acabarán inmediatamente, pero la escasez de la oferta ante el aumento de la demanda cuestionará el paradigma del crecimiento continuo. Se sugiere que la crisis financiera ha sido su preludio.

La reducción energética comenzará por el petróleo, lo que comportará la crisis del transporte, el freno a las producciones globalizadas y, en última instancia, la crisis alimentaria (también en los países desarrollados!). El cambio climático (imparable según los datos) pondrá dificultades añadidas a las necesarias readaptaciones.

¿Qué papel podría tener Europa en el futuro con sus recursos energéticos ya agotados?

EL AUTOR. CARLES RIBA ROMEVA

Si tiene interés en adquirirlo puede ver esta página. También puede descargar gratuitamente esta versión previa (en catalán).

EL CRAC ENERGÉTICO

El agotamiento de los recursos combustibles fósiles es una realidad avalada por todas las fuentes oficiales que cifran las existencias restantes. Este libro recoge tanto el estado de las fuentes energéticas que utilizamos en todo el mundo para tirar adelante el modelo económico de crecimiento que hemos propugnado los últimos siglos, como los elevadísimos consumos mundiales y el análisis de las falacias que se divulgan para tranquilizar a la población.

Si las energías renovables podrían ser una parte de la solución al crac energético, no son suficientes si mantenemos el consumo actual. Anualmente estamos consumiendo aquello que el planeta tardó millones de años en crear. Así, pues, la clave no es otra que cambiar el paradigma económico. El decrecimiento es la única opción. Deberemos replantearnos cómo viajamos, cómo nos alimentamos, cómo trabajamos… En cada una de las facetas de nuestra vida podemos conseguir ahorro energético.

Este no es el libro del apocalipsis, aunque el hecho de contraponer las cifras del consumo mundial a las existencias energéticas nos revela un panorama no demasiado alentador. Al contrario, solo pretende despertar la conciencia de todas y cada una de las personas que consumimos energía, para que una a una empecemos a cambiar el uso social que hacemos de ella y podamos incidir en las políticas energéticas colectivas. Una buena parte del problema se resolvería evitando los usos inadecuados y analizando los itinerarios que sigue la energía.

Todos tenemos un papel en el cambio energético. La responsabilidad para garantizar un futuro más allá del agotamiento de los combustibles fósiles es de todos.

Si tienen interés en adquirirlo pueden verlo en esta página

LOS AUTORES

Eva Torrents Pujadas es licenciada en Ciencias de la Información por la UAB y máster en Dirección de Marketing por EADA (Escuela de Alta Dirección y Administración). Ha combinado su trayectoria profesional con el periodismo y la comunicación de empresa. En la actualidad dirige Dívik, agencia de comunicación y marketing. Compagina su actividad profesional con la docencia y la divulgación en comunicación.

Carles Riba Romeva, Doctor ingeniero industrial y profesor de la Universitat Politècnica de Catalunya desde el año 1971. En 1972 fue ingeniero de SEAT. Entre 1979 y 1983 fue alcalde de Sant Joan Despí y de 1980 a 1983, vicepresidente de la Corporación Metropolitana de Barcelona.

Desde la universidad, hace más de veinticinco años que colabora con empresas y administraciones en numerosos proyectos de transferencia de tecnología. A partir de 1999 dirige el Centro de Diseño de Equipos Industriales de la Universitat Politècnica de Catalunya (CDEI-UPC), acogido a la red TECNIO de la Generalitat de Catalunya. En 2006 impulsó la creación de la fundación empresarial CEQUIP, orientada a la innovación en bienes de equipo.

En el año 1995 asumió la presidencia del Centre d’Estudis Comarcals del Baix Llobregat y, años más tarde, la vicepresidencia de la Coordinadora de Centres d’Estudis.

Ramon Sans Rovira, ingeniero industrial, ha dedicado toda su vida profesional a la investigación y el desarrollo, con un gran número de patentes europeas y mundiales como inventor. Ha sido vicepresidente de una importante multinacional catalana dedicada a la fabricación de bienes de equipo, ha liderado el área técnica y ha desarrollado proyectos tanto en el ámbito mecánico como energético.

LA EDITORIAL

El GRUPO EDITORIAL OCTAEDRO se creó en Barcelona en 1992. En la actualidad, posee instalaciones propias en Barcelona y en Granada, y acuerdos de distribución con una amplia red nacional e internacional. Sigue leyendo

“CONDENADOS A DECRECER” (Entrevista a Antonio Turiel)

PROGRAMA SINGULARS – TV3 – 7 de novembre de 2012

El físico y matemático Antonio Turiel es el convidado al programa de Jaume Barberà, que en esta ocasión gira entorno del agotamiento de los recursos fósiles y de la necesidad de un cambio de modelo económico. En la misma línea del CMES, Turiel apuesta por un nuevo modelo energético y social sostenible y tiene la firme convicción que les renovables tienen un gran potencial.

Pueden acceder al blog de Singulars clicando aquí.