¿Podremos curar la adicción al petróleo a tiempo?

Por Jordi Riba, miembro de CMES

La sociedad occidental actual es adicta al petróleo. El petróleo, al igual que las drogas, ofrece una satisfacción instantánea y resulta estimulante, pues favorece el crecimiento, y cada vez se necesita una dosis mayor para mantener su efecto. Por desgracia el precio a pagar por el abuso de esta droga es la salud, en este caso la salud del planeta entero que se está viendo gravemente afectada por el abuso del petróleo, debido al aumento del CO2 y al efecto invernadero.

Visto así parece que dejar el petróleo es lo que el planeta necesita, y muchos pueden pensar que la llegada de los coches eléctricos y de las fuentes de energía renovable pueden liberarnos de la gasolina, y así permitirnos abandonar el petróleo. La verdad es que no resulta para nada tan sencillo.

El petróleo es un hidrocarburo del que, tras su refinado y fraccionado, se obtiene no solo la gasolina y el gasoil, sino también otros combustibles como el butano, el propano o el queroseno, y muchos otros productos como por ejemplo lubricantes, todos los plásticos, pinturas, asfalto, detergentes y también los pesticidas, herbicidas y los fertilizantes que nos han permitido obtener grandes cosechas a base de monocultivos.

Así pues el petróleo es como el cerdo, de él se aprovecha todo, pero una vez sacrificado si algo no se aprovechara habría que tirarlo.

Con el petróleo ocurre igual, hay que extraerlo de la tierra y luego refinarlo para obtener de él los diferentes componentes. Si alguno de esos componentes no lo utilizamos, tendremos que deshacernos de él quemándolo.

Por lo tanto, incluso si mañana mismo todos los coches dejaran de quemar gasolina, el petróleo se continuaría extrayendo y refinando para obtener los restantes productos derivados del petróleo que continuarán siendo necesarios para fabricar plásticos, fertilizantes, para hacer volar los aviones y para asfaltar las carreteras.

Si queremos dejar el petróleo no podemos limitarnos a dejar los coches de combustión, tenemos que dejar al mismo tiempo todo el transporte aéreo, todos los plásticos, todos los detergentes y cosméticos derivados del petróleo, todos los fertilizantes, pesticidas y herbicidas. Si por uno solo de estos usos seguimos necesitando el petróleo, se seguirá extrayendo y quemando al mismo ritmo, solo que una parte se quemará en las refinerías.

Parece una tarea imposible, y seguramente es algo que por desgracia no haremos por propia voluntad, seguramente hasta que el planeta no tenga un infarto no nos tomaremos en serio su salud, pero entonces el daño será difícilmente reversible por completo.

Quizás con suerte el petróleo se agotará antes de que el daño sea irreparable.

300 años de combustibles fosiles en 300 segundos

Desde CMES os recomendamos ver el siguiente video donde se resume la historia energética de la humanidad durante los últimos 300 años, en el que se muestran los efectos que ha tenido sobre la humanidad el acceso a estos recursos energéticos, pero también las consecuencias que su abuso han comportado por el planeta.

Ahora se están agotando, y el planeta puede recuperarse completamente si emprendemos la transición inmediatamente y renunciamos al uso de los combistibles fósiles, pero si esperamos a su total agotamiento será demasiado tarde para adaptar nuestra civilización a un cambio tan drástico de modelo económico y social.

El fracking como síntoma. Las reservas de petróleo se están agotando

El fracking es una tecnología, también conocida como de fractura hidráulica de esquistos, que consiste en perforas pozos e inyectar agua y químicos a enorme presión al interior de la roca para producir su fractura, lo que permite liberar pequeñas bolsas de hidrocarburos atrapados dentro de las rocas y su posterior extracción, y con un enorme riesgo de que la fractura de la roca comunique los depósitos de hidrocarburos y los químicos inyectados con el agua freática contaminándola irremediablemente.
Esta tecnología se ha presentado en los últimos años como prueba de que el petróeo no se está agotando y que, gracias a estas y otras nuevas tecnologías de extracción, se pueden seguir obteniendo gas y petróleo sufuicientes para no tener que preocuparse por su agotamiento. El máximo exponente de esta imagen es la afirmación, ámpliamente difundida, de que (Noticia ABC) “El fracking acerca a EEUU a la independencia energética“, y que gracias a esta tecnología la producción nacional de EEUU supera ya las importaciones de combustibles.
Siendo cierto que la producción de combustibles actual de EEUU ha aumentado gracias al fracking, es falso que estas nuevas tecnologías demuestren que no hay que preocuparse por el fin del petróleo, pues el hecho de tener que recurrir a nuevas tecnologías más caras, más ineficientes, y más perjudiciales para el medio ambiente para obtener combustibles solo demuestra que las fuentes tradicionales de combustibles baratos y fáciles de extraer de forma más o menos segura, se están agotando definitivamente, lo que obliga a recurrir a herramientas de extracción más agresivas para poder llegar a sitios más inaccesibles y rebañar los últimos restos de almacenes de combustible fosil restantes. Así pues la decidida apuesta de algunos países por esta tecnología no es más que una aceptación implícita de que el petroleo tradicional se está agotando.
Pero, ¿puede realmente el fracking sustituir los pozos tradicionales de petroleo y ser la base energética del futuro? Para responder a esta pregunta hay que saber si el fracking puede mantener un ritmo constante de producción al menos durante las próximas décadas. La respuesta a esta pregunta es que no, según un completo y riguroso informe titulado “Fracking, tecnología, impactos y economía” redactado por el ingeniero, profesor de la UPC, y presidente de CMES Carles Riba, y en base a estudios científicos de todo el mundo.
Según los datos disponibles, cada nuevo pozo de fracking perforado reduce su ritmo de extracción entre el 50% y el 70% solo durante el primer año, y a los tres años de su perforación ya se ha reducido su capacidad de extracción entre el 75% y el 90%, quedando entonces prácticamente agotado, lo que obliga a su abandono y a la perforación de un nuevo pozo en otra zona próxima. Por lo tanto cada tres años hay que cerrar todos los pozos de fracking y abrir nuevos pozos en áreas vírgenes. A este ritmo en muy pocos años se habrán agotado todas las regiones aptas para estas técnicas de extracción, dejando tras de sí enromes extensiones de terreno con aguas fráticas contaminadas y balsas llenas de resíduos. La actual producción masiva de petróelo y gas mediante fracking no es más que una burbuja impulsada por los altos precios del carburante, que está agotando rápidamente las reservas accesibles mediante esta técnica. Por lo tanto esta tecnología no es una alternativa de futuro para la obtención de la energía que nuestra sociedad necesita, sino un último esfuerzo de postergar el inevitable fin de las energías fósiles en las próximas décadas.

La preocupación por la energía se refleja en los medios. Artículos destacados

Cada vez aparecen más noticias en la prensa tradicional relacionadas con la energía. Su coste empieza a ser un problema para ciudadanos y empresas, y el control de las cada vez más escasas fuentes de energía fósil generan conflictos políticos y guerras. El control de la energía se ha señalado como un factor determinante en la guerra de Irak, o el conflicto armado de Ukraína.
También los abultados beneficios de las empresas energéticas y sus influéncias en la política despiertan el interés de los medios, así como otros factores que generan polémica y preocupación entre la ciudadanía como es el fraking, la energía nuclear o las prospecciones frente a nuestras costas.

Ejemplo de estas noticias son los siguiente artículos que desde CMES recomendamos.
NOTICIA 1
INFOLIBRE: La unión energética que plantea Bruselas choca con la apuesta española por gas y carbón
NOTICIA 2
LA VANGUARDIA: El futuro de las renovables
NOTICIA 3
INFOLIBRE: El tribunal de cuentas alerta que el coste del tratamiento de residuos nucleares recaerá sobre generaciones futuras

Resumen de la noticia 1
En ella se nos explica que la política oficial de la Unión Europea es la de reducir la dependencia energética de de los países europeos, que actualmente necesitan importar el 53% de la energía que consumen, principalmente mediante el decidido impulso de las energías renovables. Sin embargo la política emprendida por el actual gobierno de España ha sido totalmente la contraria. A pesar de importar España el 70% de la energía que consume, lo que supone la salida de 50.000 millones de € anuales del país, se han impuesto desde el gobierno normas que han provocado un parón en seco en la instalación de todo tipo de energías renovables, a la vez que se ha impulsado el consumo de energías fósiles, emprendiendo una dirección totalmente opuesta a la línea indicada por la Unión Europea.
Por ejemplo en el último año, la producción de electricidad por medio de la quema de carbón supuso el 16,4% del total generado, mientras que en enero de 2015 esta fuente de energía ha generado el 21,7% del total de electricidad generado.
Todas las iniciativas del gobierno indican que este es el camino que se ha decidido a emprender, como lo demuestra la apuesta por el fraking, o las prospecciones petrolíferas frente las costas canarias, mientras se intenta aniquilar el sector de las energías renovables.

Resumen de la noticia 2
Este artículo nos informa de que tres prestigiosos bancos de inversión han pronosticado que dentro de tres años podria ser más rentable para los consumidores instalarse sus propias placas fotovoltaicas generadoras de electricidad, y un sistema de baterías, que continuar comprando la electricidad a las grandes empresas distribuidoras de electricidad, lo que pondría en peligro su modelo de negocio. Es decir que la bajada de los costes y el aumento de eficiencia de los sistemas de generación renovable los convertirán en una alternativa más barata que la energía de la red eléctrica.
Esto podria ser una verdadera revolución que conduciría inevitablemente a la quiebra de las grandes empresas energéticas por la bajada de ingresos que supondría y su alto endeudamiento. El artículo alerta que quizás estas previsiones son la razón última por la que, en el caso español, el gobierno ha impuesto tantas trabas administrativas y tantas tasas a la autogeneración, llegando incluso a amenazar con crear el que se ha bautizado como impuesto al sol, que han convertido la autogeneración eléctrica en virtualmente inviable.

Resumen de la noticia 3
La tercera noticia destacada por CMES informa a los lectores que el Tribunal de Cuentas ha advertido al gobierno de que el sistema mediante el que las empresas gestoras de las centrales nucleares de España se hacen cargo de los costes de tratamiento de los resíduos es insuficiente y no obtiene los recursos suficientes para sufragar el elevado coste de ese tratamiento, que recordamos requiere del confinamiento y la vigilancia de los resíduos durante miles de años. Por lo tanto el coste de ese tratamiento de los resíduos recaerá sobre las arcas públicas en el futuo, y por lo tanto en el bolsillo de las futuras generaciones, habiéndose librado las empresas que han generado esos resíduos de sufragar su tratamiento completo, lo que está expresamente prohibido por la legislación.
Solo entre el 2010 y el 2085 las empresas habrán aportado un 28% menos de los recursos calculados como necesarios para el tratamiento de los residuos, y los costes futuros más allá de esa fecha no pueden ser previstos aún, por lo que la factura para las arcas públicas no puede ser ni siquiera calculada.

LA ESTAFA DEL DÉFICIT DE TARIFA. ¿Que es el déficit de tarifa?

Todos hemos notado que en los últimos años nuestras facturas eléctrica se han disparado de forma descontrolada, pero lo que mucha gente no sabe es que ese incremento es solo una parte de la subida de la electricidad, pues la subida ha sido aún mayor, solo que ese incremento adicional no nos lo han cobrado aún. Esa parte es la que se acumula en forma de deuda llamada déficit de tarifa.

Solo durante los primeros 6 meses de 2014 se han acumulado 3.656 millones de € de déficit de tarifa eléctrica, que se añaden a los más de 28.400 millones de € que el conjunto de clientes de las compañías eléctricas les debíamos a finales de 2013.

Así pues el déficit de tarifa es una deuda que todos los ciudadanos de este país hemos contraído con las principales compañías eléctricas de España, con el beneplácito del Gobierno, y que sigue aumentando año tras año, aun habiendo pagado puntualmente todas las facturas eléctricas. Esta deuda representa que cada uno de los 47 millones de ciudadanos españoles adeudamos 680€ a las empresas eléctricas, dinero que deberá ser pagado con futuras subidas de la tarifa eléctrica.

El llamado déficit de tarifa empezó a crearse a partir del año 2000, cuando el gobierno de José María Aznar decretó que el coste de la energía eléctrica no podía subir para los consumidores más de un 2% anual. En vez de tomar medidas que impidieran dicha subida más allá del 2%, simplemente se decretó que cualquier subida superior a ese porcentaje se acumularía bajo el concepto de déficit de tarifa para ser pagado en un futuro, de modo que no se abarató la energía, sino que pospuso su pago a un futuro que ya ha llegado.

Así pues, según el gobierno, el déficit de tarifa se genera porque el coste de generar energía eléctrica y transportarla hasta nuestras casas es superior al precio que pagamos por ella a través de los recibos. Como las compañías eléctricas no pueden vender un producto por debajo de su coste, la diferencia (el déficit de tarifa) ha sido pagada mediante la emisión de una deuda que está a nombre de todos los consumidores de electricidad y que ahora hay que devolver.

Esto explica la creación del déficit de tarifa, pero no las razones por las que ese déficit ha alcanzado la increíble cifra de los 30.000 millones de € a pesar de haber pagado nuestras facturas y a pesar de soportar la tercera tarifa eléctrica más cara de toda Europa ¿porque nuestros vecinos europeos pagan la electricidad más barata y a pesar de ello no tienen ningún déficit de tarifa?
Sigue leyendo

Investigadores de la UVA prevén problemas de suministro energético mundial en menos de seis años

Hemos conocido, a través de una noticia publicada en el periódico “El Norte de Castilla” que un equipo de investigadores de la Universidad de Valladolid (UVA) ha desarrollado un modelo informático para el análisis prospectivo de los recursos energéticos mundiales cuyos resultados muestran que el mercado energético mundial sufrirá graves tensiones entre oferta y demanda entre 2020 y 2030.

El trabajo, publicado recientemente en Energy, revista científica de alto impacto, muestra que si las tendencias observadas en la economía mundial no cambian drásticamente, sectores como el transporte tendrán problemas para satisfacer su demanda creciente de energía en los próximos seis años (antes de 2020), mientras que sectores como el industrial, el residencial o la electricidad pueden tener problemas antes de 2030.

Las conclusiones del estudio apuntan a que será necesaria la confluencia de avances tecnológicos con importantes innovaciones sociales, políticas e institucionales para permitir una transición hacia un modelo energético global sin graves problemas en el suministro energético mundial.

Este estudio viene a confirmar los resultados de los estudios propios desarollados por CMES, y apoya la conclusión de que una transición energética hacia un suministro totalmente renovable debe ser emprendida de inmediato como la propuesta TE21 para un nuevo modelo energético apoyada por CMES.

La tarifa del gas se incrementará para indemnizar el fallido proyecto de gas Castor

Recientes artículos de prensa nos informan que el gobierno ha aprobado el pago de 1350 millones de euros a la empresa promotora del almacén de gas submarino frente a las costas de Vinaròs, Castellón, conocido como proyecto Castor. Este pago se realiza como indemnización por el cierre de la planta debido a que las primeras pruebas de inyección de gas en los depósitos submarinos se han relacionado con más de 500 terremotos ocurridos en la región durante septiembre de 2013. Estos 1.350 millones se financiarán con un incremento adicional de la factura de gas de los consumidores durante los próximos 30 años, agravando así el asfixiante coste de la energía en España, y como indemnización pública a una inversión equivocada de una empresa privada.
Que es exactamente el proyecto Castor?
El proyecto plantea utilizar los pozos de petróleo marinos, de los cuales se ha extraído ya todo el petróleo, situados frente a la costa de Castellón como depósito donde almacenar gas. La técnica consiste en inyectar gas bajo tierra para almacenarlo, pero como el gas (a diferencia del petróleo) se puede comprimir, si se incrementa la presión se puede introducir más gas en estos depósitos geológicos. Estos depósitos tendrían una enorme capacidad y servirían, junto con el paralizado depósito de gas proyectado bajo el parque natural de Doñana, para convertir España en un suministrador de gas para Europa que sirviera de alternativa al gas ruso. Como España no dispone de reservas propias de gas, importaría el gas principalmente de Argelia y se almacenaría en estos depósitos para luego distribuirlo por toda Europa, tal y como se publica en el siguiente artículo.
Sigue leyendo

TE21. El modelo de transición energética propuesto por CMES

El libro “El colapso es evitable” de la editorial Octaedro, escrito por el vicepresidente de CMES Ramon Sans en colaboración con Elisa Pulla, y que expone el modelo de transición energética TE21 propuesto por CMES, ha sido analizado por la profesora Aurelia Mañé Estrada , profesora de política económica y de relaciones energéticas internacionales en la Universidad de Barcelona , que ha mostrado en una reseña en su blog su interés en la propuesta de modelo de transición energética TE21.
Así pues os proponemos que leais el post de la profesora Mañé, y también os invitamos a leer el libro de Ramón Sans, donde se expone la propuesta de TE21, por vosotros mismos.

Para animaros a leer el libre “El colapso es evitable”, procedemos a realizar un breve resumen de su contenido, y por lo tanto también a resumiros la propuesta TE21.
Sigue leyendo

La IEA confirma que las energías renovables reducirian la factura energética

La Agencia Internacional de la Energía , o IEA según sus siglas en inglés , confirma los resultados de los estudios de CMES . Hacer la transición energética de las energías fósiles hacia las energías renovables permitiría ahorrar hasta 71 billones de $ ( 71.000.000.000.000 ) a la economía mundial hasta el año 2050.
De esta organización son miembros los gobiernos de 29 países ( principalmente Europa, EEUU , Japón y Corea del Sur ) . Se fundó a raíz de la crisis del petróleo de 1973 , y vela por garantizar un suministro regular y económico de energía a sus miembros . Periódicamente publica estudios relacionados con la energía , y en su última publicación ha corroborado las tesis de CMES . Seguir con el modelo energético no renovable actual provocará grandes pérdidas económicas, además de graves problemas ambientales y un incremento de la temperatura planetaria . La solución que propone la IEA no es otro que la transición hacia la energía renovable , aunque insiste en algunas soluciones que , desde CMES consideramos falsas , como se la captura de carbono combinada con la quema de gas .
Si quereis conocer la posición de CMES podeis leer el libro que hemos publicado titulado”El colapso es evitable“, y si deseais conocer el contenido completo del informe de la IEA podeis seguir el siguiente enlace, o visitar la web de la IEA donde también se ofrecen todo tipo de datos interesantes referentes a la energía , de la que adjuntamos un ejemplo.

Perdues

La imagen adjunta es un ejemplo de los datos que ofrece la web de la IEA , y muestra cómo buena parte de la energía que contienen las fuentes energéticas se pierde en las conversiones energéticas (pérdidas indicadas en color gris oscuro) .

Sentencia judicial en EEUU contra el fracking

El fracking es una polémica técnica de extracción de gas e hidrocarburos de yacimientos, imposibles de explotar con otras técnicas, que ya hemos analizado ámpliamente en entradas anteriores de CMES referentes al Fracking (Consultar entradas anteriores), y sobre el que publicamos un interesante informe (Consultar informe) redactado por el miembro de CMES Carles Riba.
Por primera vez un tribunal de EEUU ha condenado una petrolera por los efectos nocivos del ‘fracking’ sobre una familia residente en un área próxima a los pozos de extracción. El monto de la compensación asciende a casi 3 millones de dólares.
La noticia, publicada en múltiples medios, detalla que una corte de Dallas ha obligado a la petrolera Aruba Petroleum Inc. a pagar 2 millones 925.000 dólares a la familia de Robert y Lisa Parr por utilizar la técnica de perforación y fractura hidráulica cerca de su casa, en el norte de Texas. Según los litigantes, el uso de ‘fracking’ les causó dolencias físicas y mentales y redujo el valor de su propiedad.

Según la familia, desde que en 2008 comenzaron las actividades de ‘fracking’ empezaron a sufrir varios problemas de salud por la contaminación del agua de su pozo y del aire, hasta el punto de que su médico detectó en su sangre varias de las toxinas químicas usadas en el proceso de perforación hidráulica.

Pueden consultar la noticia aquí
Consultar noticia