¿Podremos curar la adicción al petróleo a tiempo?

Por Jordi Riba, miembro de CMES

La sociedad occidental actual es adicta al petróleo. El petróleo, al igual que las drogas, ofrece una satisfacción instantánea y resulta estimulante, pues favorece el crecimiento, y cada vez se necesita una dosis mayor para mantener su efecto. Por desgracia el precio a pagar por el abuso de esta droga es la salud, en este caso la salud del planeta entero que se está viendo gravemente afectada por el abuso del petróleo, debido al aumento del CO2 y al efecto invernadero.

Visto así parece que dejar el petróleo es lo que el planeta necesita, y muchos pueden pensar que la llegada de los coches eléctricos y de las fuentes de energía renovable pueden liberarnos de la gasolina, y así permitirnos abandonar el petróleo. La verdad es que no resulta para nada tan sencillo.

El petróleo es un hidrocarburo del que, tras su refinado y fraccionado, se obtiene no solo la gasolina y el gasoil, sino también otros combustibles como el butano, el propano o el queroseno, y muchos otros productos como por ejemplo lubricantes, todos los plásticos, pinturas, asfalto, detergentes y también los pesticidas, herbicidas y los fertilizantes que nos han permitido obtener grandes cosechas a base de monocultivos.

Así pues el petróleo es como el cerdo, de él se aprovecha todo, pero una vez sacrificado si algo no se aprovechara habría que tirarlo.

Con el petróleo ocurre igual, hay que extraerlo de la tierra y luego refinarlo para obtener de él los diferentes componentes. Si alguno de esos componentes no lo utilizamos, tendremos que deshacernos de él quemándolo.

Por lo tanto, incluso si mañana mismo todos los coches dejaran de quemar gasolina, el petróleo se continuaría extrayendo y refinando para obtener los restantes productos derivados del petróleo que continuarán siendo necesarios para fabricar plásticos, fertilizantes, para hacer volar los aviones y para asfaltar las carreteras.

Si queremos dejar el petróleo no podemos limitarnos a dejar los coches de combustión, tenemos que dejar al mismo tiempo todo el transporte aéreo, todos los plásticos, todos los detergentes y cosméticos derivados del petróleo, todos los fertilizantes, pesticidas y herbicidas. Si por uno solo de estos usos seguimos necesitando el petróleo, se seguirá extrayendo y quemando al mismo ritmo, solo que una parte se quemará en las refinerías.

Parece una tarea imposible, y seguramente es algo que por desgracia no haremos por propia voluntad, seguramente hasta que el planeta no tenga un infarto no nos tomaremos en serio su salud, pero entonces el daño será difícilmente reversible por completo.

Quizás con suerte el petróleo se agotará antes de que el daño sea irreparable.

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+

Un pensamiento en “¿Podremos curar la adicción al petróleo a tiempo?

  1. No Jordi el planeta no tindrà un infart el planeta sobreviurà perfectament tal com ja ho ha fet altres vegades.
    Qui no sobreviurem serem els habitants del planeta que morirem, no d’infart, sinó a poc a poc amb una llarga agonía. Morirem tal com escrius molt bé al iñici de l’article: absolutament drogats !! La trista realitat és que al que no mata de cop no n’hi fem cas !! Farém coses, però quan la temperatura al nostre paralel assoleixi els 50 o 60 graus, cosa que passarà molt més aviat del que ens pensem, ja serà massa tard.
    El problema rau en la prevalença dels diners i de les comoditats per sobre, molt per sobre, del valor dels habitants del planeta !! Que hi farem. Res més que recordar la frase que atribueixen a Einstein: Hi ha dues coses infinites,…..
    Per saber-ne més recomano, als que no ho heu fet, de llegir el meu darrer llibre: La transició energètica del segles XXI, La darrera oportunitat .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *